La enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en el mundo. Afecta a la parte del cerebro encargada del control del movimiento, de la coordinación, de la destreza muscular y del control postural.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso y que produce unos mecanismos de daño y posterior degeneración de las neuronas ubicadas en la sustancia negra del cerebro, que se encargan de producir la dopamina, que es un neurotransmisor fundamental para que el movimiento del cuerpo se realice correctamente. Cuando el cerebro no dispone de la dopamina suficiente los mensajes de cómo y cuándo moverse se transmiten de forma errónea, apareciendo de forma gradual los síntomas motores típicos de la enfermedad. Pero también se ha constatado que hay otras neuronas afectadas en la enfermedad y por tanto otros neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la acetilcolina, que explica otros síntomas no motores de la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

No todas las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson desarrollan los mismos síntomas. Cada paciente presenta diferentes peculiaridades y la evolución es también diferente en cada caso. Algunos de los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Parkinson son los siguientes:

  • Temblor de reposo. En muchos casos es el primer síntoma que se detecta, es más apreciable en reposo y es habitualmente unilateral.
  • Bradicinesia: es la lentitud y dificultad para comenzar los movimientos.
  • Rigidez. Se caracteriza por un aumento de la resistencia al movimiento pasivo.
  • Alteración de los reflejos posturales y los bloqueos aparecen en estadios avanzados, y pueden ocasionar pérdidas del equilibrio y caídas.
  • Trastornos en la capacidad para hablar y comunicarse con los demás.
  • Síntomas no motores como ansiedad, depresión, estreñimiento, sudoración, incontinencia urinaria, trastornos cognitivos, trastornos del sueño, hipotensión ortostática, apatía, entre otros.

Tratamiento rehabilitador

Aunque se trata de una enfermedad neurodegenerativa el Parkinson no es una enfermedad mortal en sí misma. La expectativa de vida promedio de un paciente con Parkinson generalmente es la misma que las personas que no la padecen. Un tratamiento médico óptimo (farmacológico) y las terapias rehabilitadoras propician que los pacientes puedan mantener su actividad cotidiana y una buena calidad de vida durante muchos años después del diagnóstico. El objetivo principal de ASPARBI es precisamente ofrecer terapias que ayuden a mejorar y mantener las capacidades y la calidad de vida de las personas afectadas y de sus familias y cuidadores.

Población afectada

Se estima que existen un total de 150.000 personas afectadas de Parkinson en todo en el Estado, de las cuales cerca de 30.000 están sin diagnosticar. A nivel mundial se calcula que existen 6,3 millones de afectados. Aunque la enfermedad afecta principalmente a personas mayores ésta abarca todas las edades. La edad media de comienzo de la enfermedad está en torno a las 65 años, aunque uno de cada cinco pacientes es diagnosticado antes de los 50 años, afectando más a los hombres que a las mujeres. Se calcula que aproximadamente el 1,5% de los mayores de 65 años padece la enfermedad.

En Euskadi aproximadamente unas 8.300 personas padecen la enfermedad de Parkinson. En Bizkaia se estima que existen alrededor de 4.400 casos diagnosticados. El 90% de los casos corresponden a formas esporádicas que no se deben a una alteración genética concreta. Sin embargo, la herencia familiar juega un factor determinante en un 5% o 10% del total de las personas con Parkinson, que tienen algún pariente con la enfermedad con ciertos genes ligados a la enfermedad de Parkinson.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone